Dietas veraniegas

Sergio Doménech López | 28/12/2017




Con el calor, las terrazas, la playa, la piscina, reuniones con familia y amigos, empieza el descuido en cuanto a lo que alimentación se refiere.

 

Comer durante las vacaciones de verano implica adaptar la dieta a un menor consumo de energía. Es cierto que las costumbres alimenticias de las personas cambian durante este tiempo, pero no como debería ser; al haber un desorden en los horarios es frecuente saltarse comidas, siendo más abundantes y a deshoras las que hacemos, nos levantamos más tarde, las reuniones de ocio con alcohol, refrescos o helados son más frecuentes… en definitiva, los cambios de rutina favorecen una alimentación descuidada.

 

Es muy común en las consultas de nutricióna, el abandono del seguimiento dietético en el periodo vacacional por parte del paciente, ya que al estar de vacaciones “es imposible hacer dieta”. Si bien es cierto que puede ser algo más complicado, es cuestión de organización y seguir algunas pautas.

 

Para los que no acuden a ningún profesional y desean perder por su cuenta unos kilitos en esta temporada, internet es una herramienta muy útil en nuestra vida diaria, pero puede ser un arma peligrosa cuando no se consulta en los sitios adecuados, y mucho más dañino cuando lo que está en juego es nuestra salud.

 

Por desgracia, hay infinitas páginas web donde cualquier famoso ya sea actor/actriz, presentadores, redactores, escritores, etc, tiene la indecencia de hacer publicaciones sobre consejos nutricionales, sin importarles si esa información es cierta o no, con el riesgo que ello conlleva.

 

Esas publicaciones aumentan con la preocupación por lucir un cuerpo perfecto en la playa, así que desde Nutre-t, te animamos a que te dejes asesorar por especialistas en nutrición, y si pretendes buscar por internet cualquier información relacionada con la alimentación, corrobora que proceda de algún experto en la materia; tu cuerpo te lo agradecerá.

 

Sergio Doménech López